¿Qué pasa con los empleados cuando una empresa se declara insolvente?

Indemnización por despido

Existe un fondo estatal especial de insolvencia (Fogasa) dirigido a los trabajadores cuyo empleador ha sido declarado insolvente o en quiebra, o que ha tenido que dejar de pagar los salarios por determinadas razones económicas.  La Ley 22/2003 define la insolvencia como la situación en la que una empresa deudora no puede cumplir regularmente sus obligaciones deudoras.

La ley de insolvencia de 2003 establece el privilegio de los trabajadores como acreedores en caso de que la empresa sea insolvente. Los créditos de los trabajadores de la empresa (salarios de los 30 días anteriores a la apertura de los procedimientos colectivos; salarios por el trabajo posterior al inicio de los procedimientos colectivos; compensaciones económicas relacionadas con la terminación del contrato de trabajo, etc.) tienen la prioridad, situándose por delante de todos los demás créditos.

En cuanto a los salarios pendientes de pago, el fondo paga una cantidad equivalente al doble del Salario Mínimo Nacional diario por cada día de trabajo no pagado.  Desde la entrada en vigor del Real Decreto 20/2012, el 15 de julio de 2012, se pueden cubrir con el fondo un máximo de 120 días. Antes eran 150 días.

Qué ocurre cuando una empresa entra en liquidación

A veces las empresas cierran porque no son rentables o se quedan sin dinero. Esto puede significar que los empleados pierdan sus puestos de trabajo y, en algunos casos, que el empresario no pueda pagarles los salarios y derechos que les corresponden.

A veces, un empresario puede cerrar su empresa y abandonarla sin ponerla en liquidación. Si esto sucede, los empleados pueden tener problemas para obtener sus salarios y otros derechos de su empleador.

La Ley de Modificación de las Sociedades (Reformas de la Insolvencia Corporativa) de 2020 entró en vigor el 1 de enero de 2021. La ley introduce una serie de cambios en el proceso de reestructuración y liquidación de las pequeñas empresas que reúnen los requisitos necesarios.

Permite que los directores continúen operando una pequeña empresa potencialmente viable mientras ésta sale de sus dificultades financieras. Esto se conoce como Plan de Reestructuración de Pequeñas Empresas (SRB). Una empresa debe cumplir sustancialmente con el requisito de pagar los derechos pendientes de los empleados antes de poder iniciar un SRB.

Antes de que una empresa deje de funcionar, puede entrar en administración voluntaria. La administración voluntaria se produce cuando una empresa no puede pagar sus deudas. Se nombra a un administrador para que determine si la empresa puede seguir funcionando o debe entrar en liquidación.

Legalmente insolvente

Asesoramos a empresas, empresarios, inversores y centros educativos en todos los aspectos de la ley de inmigración del Reino Unido, desde la contratación de personal en el extranjero hasta la garantía del cumplimiento de las obligaciones en curso con el Servicio de Visados e Inmigración del Reino Unido (UKVI).

Apoyamos a empresarios, accionistas y directivos que se enfrentan a dificultades financieras. También ayudamos a los profesionales de la insolvencia, a los acreedores y a los particulares. Nuestro equipo de insolvencia puede ayudarle a elegir una estrategia de recuperación o de salida adecuada para usted.

Nuestros abogados especializados en fabricación e ingeniería conocen a fondo estos sectores y las necesidades de las empresas. Somos conscientes de la enorme y vital contribución de las empresas de fabricación e ingeniería a la economía británica. Nuestros abogados colaboran con los clientes de estos sectores para garantizar la protección de sus intereses y la consecución de sus ambiciones comerciales.

Tanto si está situado directamente en el sector público como si es un socio comercial, nuestros abogados del sector público pueden ayudarle en todas las áreas del derecho empresarial en las que probablemente necesite asesoramiento, desde banca y finanzas, licitaciones y contratos comerciales, resolución de conflictos, propiedad inmobiliaria, propiedad intelectual, protección de datos, derecho laboral y mucho más.

Si una empresa entra en liquidación, ¿tengo que pagarle?

Enterarse de que un empresario es insolvente es motivo de gran preocupación para los trabajadores afectados, que sin duda tendrán dudas sobre los salarios no pagados. Sin embargo, existen disposiciones especiales para salvaguardar los derechos de los trabajadores. Kate Palmer, directora asociada de Península, expone los aspectos básicos para los empleados de empresas insolventes.

Esto suele ocurrir cuando la empresa entra en liquidación. Un empleado puede solicitar al Fondo Nacional de la Seguridad Social el pago de los salarios no percibidos y otros pagos a través del sitio web gov.uk. Los empleados también pueden presentar una reclamación ante el tribunal de trabajo si fueron despedidos injustamente («indemnización básica») o si no hubo una consulta sobre su despido («indemnización de protección»).

Si un empleado sigue trabajando después de que la empresa entre en un proceso de insolvencia, podrá reclamar la indemnización por despido si es despedido más adelante (siempre que cumpla el requisito de dos años de servicio) a través del sitio web de gov.uk. Sin embargo, no podrán reclamar la paga de vacaciones, los salarios, las primas o las comisiones que se les adeuden entre el día en que la empresa entra en proceso de insolvencia y el día en que fueron despedidos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad