¿Cómo ahorrar energía no renovable?

Usos de recursos no renovables

Los gobiernos locales pueden dar ejemplo generando energía in situ, comprando energía verde o comprando energía renovable. El uso de una combinación de opciones de energía renovable puede ayudar a cumplir los objetivos de los gobiernos locales, especialmente en algunas regiones donde la disponibilidad y la calidad de los recursos renovables varían.

La generación de energía in situ proporciona a los gobiernos locales el acceso más directo a la energía renovable. Además de los beneficios generales, los proyectos in situ también proporcionan una cobertura contra los riesgos financieros y mejoran la calidad de la energía y la fiabilidad del suministro.

Tipos de recursos renovables y no renovables

Si queremos cumplir con el Acuerdo de París y evitar que la temperatura global aumente más de 2ºC este siglo, es imprescindible que el 60 % del petróleo aún disponible, así como el 90 % del carbón, permanezcan sin utilizar bajo tierra. Así se desprende de un reciente estudio publicado en Nature, que nos anima a dejar de utilizar las energías no renovables para salvarnos de un desastre climático. Los peligros de estas fuentes de energía van mucho más allá del calentamiento global. Te contamos más sobre los impactos ambientales de las energías no renovables.

Empecemos por un hecho significativo: en un solo año, los seres humanos consumen lo que la naturaleza ha tardado millones de años en producir. Es el caso de los combustibles fósiles, por ejemplo. Tardan miles o millones de años en formarse, y en unas pocas décadas habremos agotado todas las reservas de estas fuentes de energía.

El carbón, el petróleo y el gas natural se conocen como fuentes de energía no renovables porque existen en cantidades limitadas en la naturaleza. En otras palabras, se generan a partir de recursos finitos o tardan muchísimo tiempo en regenerarse.

El futuro de los recursos no renovables

Los recursos renovables y no renovables son fuentes de energía que la sociedad humana utiliza para funcionar a diario. La diferencia entre estos dos tipos de recursos es que los renovables pueden reponerse de forma natural, mientras que los no renovables no. Esto significa que los recursos no renovables tienen un suministro limitado y no pueden utilizarse de forma sostenible.

Hay cuatro tipos principales de recursos no renovables: el petróleo, el gas natural, el carbón y la energía nuclear. El petróleo, el gas natural y el carbón se denominan colectivamente combustibles fósiles. Los combustibles fósiles se formaron en la Tierra a partir de plantas y animales muertos durante millones de años, de ahí el nombre de combustibles «fósiles». Se encuentran en capas subterráneas de roca y sedimentos. La presión y el calor actuaron conjuntamente para transformar los restos de plantas y animales en crudo (también conocido como petróleo), carbón y gas natural.

Las plantas y los animales que se convirtieron en combustibles fósiles vivieron en una época llamada Período Carbonífero, hace unos 300 a 360 millones de años. La energía de los restos de plantas y animales procedía originalmente del sol; mediante el proceso de fotosíntesis, la energía solar se almacena en los tejidos de las plantas, que luego consumen los animales, añadiendo la energía a sus propios cuerpos. Cuando se queman los combustibles fósiles, se libera esta energía atrapada.

Conservación de los recursos no renovables ppt

¿Sabías que el mes de octubre está dedicado a la concienciación energética a nivel nacional? En septiembre de 1991, el presidente George Bush declaró el mes de octubre como el Mes Nacional de la Concienciación Energética, animando al gobierno y a las organizaciones a concienciar sobre la importancia de la sostenibilidad y la conservación de los recursos energéticos de la nación. En BARC, hemos querido contribuir a esta conversación ofreciéndole formas útiles de conversar sobre la energía que pueden aplicarse en su vida actual. Tanto si te preocupa el ahorro de energía para reducir la factura de los servicios públicos como si quieres proteger el planeta (¡esperamos que ambas cosas!), esperamos que este artículo te resulte útil.

El ahorro de energía es importante por dos razones principales: la protección del medio ambiente y la reducción de los costes energéticos del hogar. No hace falta decir que hoy en día nada es gratis, todo tiene un coste. Utilizar la electricidad que alimenta nuestros hogares cuesta dinero. Y producir esta electricidad le cuesta a nuestro planeta sus recursos naturales.

Piénsalo así. Conservar la energía te permite resolver dos problemas. Ahorrar dinero y proteger los recursos naturales de la Tierra. Dando un pequeño paso hacia un estilo de vida más consciente de la energía, puedes empezar a disfrutar de las múltiples ventajas de ser eficiente energéticamente. Veamos con más detalle cómo el uso de la energía afecta al medio ambiente y a tu dinero.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad